Sinestesia Teatro nace en Octubre de 1995, constituyéndose más tarde en colectivo universitario bajo el amparo del Centro Politécnico Superior de Zaragoza. Sus miembros pertenecen a dicho Centro, siendo tanto alumnos como profesores.

Sus fines fundacionales se dirigen a satisfacer el deseo de aprendizaje del arte escénico por parte de estas personas, cubriendo así el vacío cultural existente hasta ese momento en cuanto a actividades teatrales se refiere. Se pretendía también fomentar el interés por el teatro en el resto de miembros del C.P.S., tarea que se ha visto ampliamente satisfecha con la creación de dos nuevos grupos de teatro por el momento: La Diabla Teatro en 1997 y otra agrupación en 1998.

Así, la constitución de Sinestesia Teatro supuso la base para la creación de grupos de teatro que funcionaran de manera estable en el Centro Politécnico Superior.

Desde 1995 el grupo ha sufrido varios cambios en sus componentes pero conserva su experiencia, ya que en estos momentos todos los miembros tienen una experiencia teatral de al menos dos años.

La programación de los cursos de Sinestesia Teatro se basa en la participación en un curso de formación teatral (interpretación, voz, cuerpo, clown, improvisación,… ) impartido por profesores titulados y en la realización de un montaje final dirigido por el profesor del curso.A continuación se detallan cada uno de los cursos.

 

CURSO 95/96

El grupo recién formado necesita una base desde la que iniciar su andadura escenográfica por lo que se decide a realizar un curso conducido por Carmen Marín (componente del Teatro de la Ribera). En él se trabajó la presencia en el escenario, el cuerpo, la voz y la interpretación sirviendo de un primer acercamiento a la actividad teatral.

Será el 6 de Mayo de 1996 cuando Sinestesia Teatro debute sobre un escenario con un montaje dirigido por Carmen Marín construido a partir de textos de Federico García Lorca, Manuel Aleixandre y Rafael Alberti denominado Sinestesia del 27. Un montaje austero para una lírica que pasaba de lo romántico al marujeo teniendo el amor y la muerte como nexos principales. El fondo se diluía en la forma y abandonarse a la misma era el único ejercicio de estilo posible.

 

CURSO 96/97

En Octubre de 1996 se produce un cambio en la dirección del grupo, siendo Marisol Aznar (miembro de la Compañía estable del Teatro de la Estación) la nueva directora.

El grupo realiza un nuevo curso impartido por su directora que a través de ejercicios de improvisación, de interpretación, de sensaciones y juegos da mayor peso a los pasos de Sinestesia Teatro sobre el escenario.

El curso finalizó con la representación de una comedia del zaragozano Fernando Lalana :

Aquellos años tan felices

Una comedia hilarante donde la carcajada era la constante, y nuestras interpretaciones puestas a su servicio, agradecidas. Un montaje en el que se sucedían multitud de escenas disparatadas que daban cabida a todo tipo de situaciones protagonizadas por los desdichados integrantes de un grupo de teatro que, como nosotros, no tenían subvención. Un texto fácil pero atractivo y una puesta en escena llena de energía nos proporcionaron el éxito, entendiendo éste como la diversión y entretenimiento del público, objetivos al fin y al cabo de la comedia, y la satisfacción de la agrupación.

La obra fue estrenada en Mayo del 97 con dos representaciones, los días 7 y 8, en el C.M.U. Cerbuna. Y debido a la gran acogida por parte del público se hizo indispensable una tercera representación el día 3 de Octubre, también en el C.M.U. Cerbuna.

La confección de vestuarios y decorados corrió a cargo del grupo que ideó una escenografía realista pero con toques de buen humor.

 

CURSO 97/98

En Octubre de 1997 se ve cumplido el objetivo de fomentar el interés cultural y la divulgación del teatro entre el alumnado del C.P.S. con la entrada al grupo de multitud de nuevos miembros. Al aumentar considerablemente el número de personas integrantes del grupo optamos por la creación de un segundo grupo que adquirió el nombre de La Diabla Teatro.

Formados los grupos, Sinestesia Teatro retoma la tarea de formación y realiza un nuevo curso de teatro con nuevos ejercicios, improvisaciones y trabajo de la voz y el cuerpo.

Finalmente, los días 14 y 15 de Mayo Sinestesia Teatro estrena su tercer montaje en el C.M.U.Cerbuna. La obra puesta en escena se titula Cómo acabar de una vez por todas con Woody Allen y estaba compuesta por dos comedias cortas escritas por el propio Woody Allen: Muerte y Dios. La formación reincidía así en el género de la comedia que tantas alegrías e ilusiones le había aportado, pero esta vez el texto tenía una dimensión más profunda. Humor sí, pero de Woody Allen.

Muerte era un montaje donde la interpretación del protagonista, en escena durante toda la representación, adquiría un papel arriesgado: ser Woody Allen. Una historia sobre un psicópata en una ciudad tomó el carisma del cine negro con escenas corales de gansters, partidas de pocker, persecuciones,… finalizando con el juicio y la muerte excéntrica del protagonista.

 

Toda la representación estaba arropada por una iluminación dura y una música que tomaba parte en la representación jugando con los silencios y los movimientos de los actores, aumentando la tensión en la mayoría de ocasiones y otras aflojando la carcajada paralizando la escena en los momentos precisos.

La escenografía fría, informe, era transformada por los actores en plena representación ante los ojos del público sin que éste apenas se diese cuenta atrapado por el texto de Woody Allen. Trece cubos de madera bastaron para recrear en la imaginación del público desde un dormitorio hasta las frías calles de una ciudad de noche.

Y de la muerte a Dios, otra comedia, pero ésta mucho más relajada, con un texto menos denso. Una historia de griegos con un toque de actualidad, aunque conservando su teatral coro griego, en la que se cuestionaba la existencia real del público, los personajes e incluso del mismo Dios, era el fondo sobre el que se distribuían abundantes sonrisas.

Dios se caracterizó por la presencia en escena de todos los actores de la compañía durante la mayor parte de su duración, bien como uno de los muchos personajes que aparecían o como parte del coro.

 

Este montaje resultó cómodo en cuanto a escenografía puesto que Teatro Hécate nos prestó el decorado (unas columnas en ruinas), pero más costoso en atrezo debido a la necesidad de caracterizar a la multitud de personajes que aparecían tanto en el escenario como entre el público.

 

CURSO 98/99

Se puede consultar más información sobre este curso a través del enlace "Montajes".